martes, junio 03, 2008

Miedo al mar



Para vencer al miedo
te aliaste con el miedo,
lo hiciste tuyo,
te amparaste en su turbia compañía.
Librarte de él hubiera equivalido
a renunciar a la esperanza,
y eso jamás lo hiciste.
Aunque bien sabías
que es la esperanza la que engendra el miedo.
Ángel González



Lo sé, me temes al mirarme.
Temes mi sombra impregnándose de sepia.
Te aterran mis caricias
al otro lado del teléfono.
Te dan miedo mis huellas
atrapadas en los posos del café.
Te asustan mis palabras
como bolas arrugadas en la mesa.
Mi nombre en una nube de leche.
Tu nombre esparcido por la cama.
Mi cuerpecito muy doblado en una carta
sellada con besos agrietados.
Te da pánico.
Pero tú y yo sabemos que el sonido de mis labios
se hace fuerte en ese miedo.
Ahí se crecen más que nunca los abrazos.
Se nacen las voces bañadas de deseo.

Dejemos que hiervan los temores
aunque vivamos de un recuerdo tembloroso
que bulle y chorrea por los bordes.
El temor no es temor por inestable
sino el terror de un olvido inexistente.

Somos parte de ese miedo
y ese miedo se calienta con más miedo.
Librarnos de él equivaldría
al despojo del anhelo más profundo.
Que chirríe la esperanza como un hueso
en todo su esplendor de tuétano en la boca.
Que tiemble la nostalgia como un barco
vaporoso, incierto y en las rocas enredado.
Buque de corsarios temerosos.
Navío de viajes sin ancla,
varados como estamos en el acre
de esta soledad compartida
sin timón, sin brújula, sin aire.
Sin pedir auxilio en la cresta de las olas
sin prenderme en el pecho faros y bengalas.
Tan solo abrazarnos los kilómetros
cual polizones agachados
ansiosos de atracar en otro puerto.

15 comentarios:

Virginia Barbancho dijo...

"Que chirríe la esperanza como un hueso"

Amigo Caperucito (Alberto), qué cantidad de claves escondidas tras esa frase... que chirríe, que se queje, la esperanza... voy a bucearla un poco... tomo aire... hasta luego!

Soboro dijo...

El miedo nunca ha sido tan plástico.
Muy bien conseguidas las imágenes: la sombra viscosa de sepia, los temores que hierven, la esperanza chirriante como hueso de aceituna entre los dientes y la nostalgia como navío sin ancla.
Sí, señor, muy conseguido.

Pilar dijo...

Esta noche te espero mirando al sol, vamos VALIENTE salta por la ventana.

Tq

Pilar dijo...

Grandisimo Bukowski. Pero también muy grande García Linares, con su: "Dos resultados para un mismo examen: suspenderte entre mis brazos o aprobarte con mi boca."
Pero más grande Santana con sus miedos,con su cuerpecito muy doblado ,con sus abrazos y sus caricias y sus palabras capaces de transformar un instante, capaces de transformar el mundo.

Siempre tengo café para tí.

Caperucito Lorca dijo...

Pili, lo tuyo y lo mío es un amor imposible. Ya te dije que sería incapaz de hacerte el sexo mirando esos ojitos de gato abandonado. Aunque siempre queda la opción de ponerte una bolsa del Carrefour por encima.

Jojojo. Te suuus quiero.

Y al García Linares se lo puedes decir directamente en El café con 2 de versos, que seguro que le hace ilusión, o al menos gracia.

(¡Gracias Virginia y Soboro por llegar a la costa!)

José Mari dijo...

Digo, que si me lo puede decir. Pásese, Virginia, y la invito a un cortadito. Gracias por tus palabras.
Alb, nostálgico poema. Me encanta la nostalgia. Coincido con la crítica en que los versos del cuerpecito doblado están la mar de conseguidos. Felicidades!!!!
Abrazos a todos, y en especial, a mi alb, que tanto hecho de menos en esas aulas de mala muerte (ah, hay uno en primero de bach.... canela fina. Voy a por él, a ver si lo pervierto y acaba escribiendo,jijijjij.)

Noray dijo...

"Tan solo abrazarnos los kilómetros
cual polizones agachados
ansiosos de atracar en otro puerto"

Tiene mucho que ver con la entrada de hoy en mi Retorno a Ítaca.

¡Es un placer leerte!

Un abrazo.

ybris dijo...

Miedo al mar, miedo a alejarse, miedo a encontrarse...
Quizás debido todo a que se espera sin saber qué es lo que vendrá.
"Terror a un olvido inexistente". Quizás sea eso.

Un abrazo.

PD (Ybris, por supuesto, es sólo un nick. El hecho de no poner ni mi nombre ni foto mía alguna obedece a las circunstancias que rigen mi convivencia habitual y que me obligan a ser totalmente clandestino hasta con los más íntimos. Quizás el nombre no diría nada pero prefiero no dar ni siquiera lugar a la menor identificación posible)

Rocío dijo...

Que chirríe la esperanza como un hueso
en todo su esplendor de tuétano en la boca.


Qué fuerza tiene todo el poema. Ahí la resumes. Y vaya final.

Qué magia desprendes, niño.
Beso emocionado.

Rocío dijo...

Y para el despistado de García Linares: es Pilar la que lo dijo. Ay este Junio que le tiene a usted todo desconcertado.

elopositor dijo...

"El temor no es temor por inestable
sino el terror de un olvido inexistente"

Bárbaro.

¡Bien, Caperuzo, bien picha!

Cómo disfruto con el recorrido que hago de blogs amigos. Has sido mi última parada, de modo que me has dejado un buen sabor de boca. Heterosexualmente hablando, claro.

Besos.

Amaia dijo...

Interesante blog, intentaré pasarme lo más a menudo posible.

Ah, y precioso nombre. Me encanta Lorca.

Raquel Fernández dijo...

Maravilloso. Me he quedado sin aliento después de leer este poema.
Chapeaux, Sr. Caperucito.
Un beso grande!

Caperucito Lorca dijo...

Muchas gracias a todos. Les regalo un flotador a cada uno, pinchado. Les digo: es mejor ahogarse que estar a salvo.

Ana (...) dijo...

Qué bueno encontrarme con esto al venir por tu casa. Un comentario tuyo me trajo hasta aquí y ahora que leo esto te lo agradezco.
Sé de ese miedo, sé de él y de dónde lleva, estoy en ello.

De entre todo me quedo con el extracto:

El temor no es temor por inestable
sino el terror de un olvido inexistente

Qué cierto, qué bueno.